Redacción Vere Álvarez N

Los dolores de espalda más frecuentes se localizan en la zona lumbar. En función de la duración se entenderá como agudo (menos de seis semanas) o crónico (superior a ese periodo). Hablamos de sus síntomas, diagnóstico y causas, considerándose el sedentarismo, las malas posturas y la obesidad como principales factores agravantes de esta patología

De todos los dolores de espalda, el más frecuente corresponde a la zona lumbar, por encima del 70%. Lumbago y lumbalgia son dos términos con el mismo significado. Buscando su definición en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) encontramos “estado patológico caracterizado por dolor agudo en persistente en la región lumbar”. En torno a 10 millones de personas en España las molestias en la zona de la espalda le han supuesto en algún momento una limitación a la hora de realizar actividades cotidianas. Como indica la Fundación Española de Reumatología, “aproximadamente el 85% de la población va a sufrir este tipo de dolor en algún momento de su vida”

Aquí entran en juego diferentes patologías que se encuadran dentro de los principales problemas de columna vertebral que afectan a la zona baja de la espalda, esto es, la zona lumbar. En función de los síntomas y afectación puede derivar en hernias discales, estenosis de canal, mielopatía por cervicoartrosis, escoliosis, discopatía degenerativa, espondilólisis, espondilolistesis…entre otras. Según la última Encuesta Europea de Salud en España, el dolor de espalda crónico lumbar está entre los tres problemas de salud crónicos padecidos por las personas mayores de 15 años, aunque son distintos en hombres y mujeres. Los más frecuentes para las mujeres son la artrosis (excluyendo artritis) y la tensión alta, precediendo al ya mencionado, mientras que para los hombres, por delante del dolor de espalda crónico lumbar, está la tensión alta y el colesterol alto.

De lumbago a ciática: dolores irradiados

Cuando una dolencia se alarga en el tiempo llega a considerarse crónica. Por ello, esto también ocurre con la lumbalgia: se cataloga como aguda si los dolores duran menos de seis semanas y crónica cuando la duración del dolor es superior a este periodo. Luego, en función del dolor o la sintomatología, los problemas se acrecientan y reciben otros nombres. De ahí que siempre animemos a las personas a visitar a un especialista lo antes posible, evitando, en la medida de lo posible, que las consecuencias sean más graves. Las características del dolor y la exploración física marcarán el diagnóstico, que puede ir desde una radiografía hasta una resonancia magnética en función de la complejidad.

¿Qué son los dolores irradiados? Estos se produce por una irritación de un tronco  o raíz nerviosa. En ese momento, el paciente nota dolor en el territorio cuya sensibilidad recoge esta raíz o tronco y no en el lugar en el que ésta está siendo comprimida. Ponemos como ejemplo una ciática, en estos casos el dolor sobrepasa la zona lumbar y llega hasta los miembros inferiores irradiándose. Las hernias y las estenosis son las principales causantes de ciática.

En ese sentido, su presencia sugiere lesión de las raíces nerviosas que salen de la columna lumbar y llevan la sensibilidad o las órdenes para contraer los músculos a los miembros inferiores a través del nervio ciático. Esta compresión provoca dolor, adormecimiento y/o pérdida de fuerza de la pierna. Además de los irradiados existen los referidos. En el dolor referido la lesión se propaga y se produce en las estructuras esqueléticas, no en las neurales como en el caso anterior.

Causas de lumbago

Centrándonos en el primer punto, las causas son numerosas, pero se pueden dividir en origen mecánico (las más frecuentes, alteración de estructuras) y en origen inflamatorio (de las estructuras que forman columna vertebral). Las infecciones y tumores también se encuentran entre causas menos comunes. Sin duda, una vida y alimentación saludable ayudar a evitar problemas relacionados con el lumbago, por lo que el sedentarismo, las malas posturas (ejemplo: trabajos con grandes esfuerzos físicos) y la obesidad son principales factores agravantes de esta patología.

 En Clínica Dr. Mosqueira ponemos a su disposición todos los medios posibles, siempre nos gusta informar a nuestros pacientes y amigos, y también ayudarles en todo lo que sea posible. Si quiere información acerca de cualquier tema médico o necesita una consulta con nosotros, no dude en contactar con nosotros en el 951 00 66 38, estaremos encantados de atenderle para ayudarle en lo que necesite.

 

 

 

 

 

 

CategoryHemeroteca, Noticias

Pide cita ahora        951 00 66 38