Redacción Vere Álvarez N

 

Este trastorno del sistema nervioso central provoca una actividad cerebral anormal que lleva a hacer incontrolables nuestras acciones. Es la segunda causa de consulta ambulatoria neurológica. Su aparición se debe a la actividad eléctrica excesiva de un determinado grupo de neuronas

 

De la normalidad a la anormalidad y viceversa. Convulsiones o, en otras palabras, movimientos incontrolados del cuerpo que se producen de forma repetitiva. En esos instantes, que pueden durar unos segundos e incluso minutos, no somos dueños de nuestro cuerpo. Esta sería la descripción más cotidiana de ataque epiléptico o epilepsia, un trastorno neurológico que en España cada año afecta a una media de 15.000 personas. Hay que recordar que todas las funciones del cuerpo están controladas por nuestro cerebro. ¿Por qué  ocurre? Una actividad eléctrica excesiva de un determinado grupo de neuronas hace que la función cerebral se vuelva anormal provocando comportamientos inusuales que, en ocasiones, pueden desembocar en pérdida de conciencia.

La epilepsia no entiende de razas ni sexo, esta enfermedad puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida, aunque cabe destacar que, a través de diversos estudios, la mayoría de los casos se manifiesta en la infancia y/o a partir de los 65 años de edad. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN) en torno a 400.000 personas padecen epilepsia haciendo que sea la segunda causa de consulta ambulatoria neurológica después de las cefaleas. Nuestro especialista, el Dr. Jesús Romero Imbroda, conoce bien este trastorno del sistema nervioso central y te ayuda a tratarlo.

 

Signos y síntomas de convulsiones

Los síntomas van de la mano con el tipo de convulsión que sufre el afectado. Estos pueden ser movimientos espasmódicos incontrolables (brazos y piernas), confusión temporal, episodios de ausencias, pérdida del conocimiento o conciencia y/o síntomas psíquicos (miedo, ansiedad o déjà vu..). La forma en la que un paciente manifiesta una crisis depende de la parte del cerebro afectada y la causa de la epilepsia. Aunque hay innumerables tipos de crisis, a grandes rasgos están las parciales o focales, donde la descarga comienza en una zona concreta que puede extenderse al resto de la corteza cerebral, y las generalizadas, afectando a todo el cerebro y llegando a provocar la pérdida de conocimiento.

 

¿Eres epiléptico? ¿Cómo tratarlo?

Antes de comenzar cualquier tratamiento, es recomendable acudir al neurólogo para asegurar y considerar que el paciente es epiléptico. Tener una sola convulsión no significa que padezcas epilepsia, los ataques deber ser recurrentes y, por tanto, deben repetirse con cierta frecuencia, es decir, haber sufrido al menos dos crisis no provocadas. A la hora de hablar de tratamientos concretos, los fármacos antiepilépticos logran controlar las crisis en aproximadamente el 70-80% de los pacientes, encontrando un equilibrio químico de las neuronas y atenuando las descargas eléctricas anormales. Quienes no responden a este tipo de tratamientos, buscan combinar diferentes fármacos y si no se encuentra solución de esta manera, podría ser necesario recurrir a la cirugía o a la estimulación del nervio vago mediante la implantación de un electrodo bajo la piel del cuello.

No esperes más, blíndate y protégete, haz que los problemas te esperen a ti y nunca lleguen a suceder. Para más información sobre el diagnóstico y tratamiento contacta con nosotros en el 951006638, no dudes en ponerte en nuestra manos.

 

 

CategoryHemeroteca, Noticias

Pide cita ahora        951 00 66 38