Cuando la solución para mejorar la calidad de vida está en ser intervenido quirúrgicamente hay que dejar el miedo a un lado y pensar en los resultados óptimos y positivos que están por venir

Seguramente a nadie le guste acudir a algún médico puesto que es sinónimo de que existe algún problema de salud. La mayoría de las personas tenemos que enfrentarnos a alguna intervención quirúrgica, ya sea más o menos compleja, a lo largo de nuestra vida. La posición del profesional sanitario, como explicábamos en el artículo de la relación entre el médico-paciente, es la de ofrecer la mayor confianza y cercanía posible para llegar a una comunicación efectiva. De esta manera, la cabeza del paciente no pensará tanto dónde se encuentra en ese momento, le ayudará a estar más relajado y a cambiar su estado emocional.

Están los pacientes que no suelen tener miedo a las operaciones, aunque siempre exista cierto resquemor por la sensación que ello conlleva, y las que se encuentran en el otro extremo. Todos los médicos coinciden en que el quirófano, la anestesia y el temor a lo desconocido son las principales causas de este miedo. Un punto clave reside en saber enfrentar o gestionar ese miedo, detenerse a pensar qué beneficios se obtendrían al ponernos en manos de un doctor dentro de un quirófano. Por lo que hay que intentar controlar el nerviosismo y, sobretodo, estar seguro con uno mismo.

¿Miedo o calidad de vida?

“Cuando enfrentas una enfermedad y no queda más remedio que operar, no temas, solo elige con inteligencia al médico. En mi opinión, no es suficiente tener buenas manos, es fundamental que sea una buena persona y sobre todo que use la técnica menos agresiva, que te permita desarrollar una vida completamente normal después”, es lo que nuestro neurocirujano Bernardo Mosqueira transmite a los pacientes que necesitan de cirugía y están dubitativos por ese temor existente. Eso es establecer vínculos de confianza y conocer al equipo médico para afrontar el paso por el quirófano en las mejores condiciones.

Otras claves para superar el miedo a operarse es hacerse a la idea que el médico es una persona igual que el paciente, está a su mismo nivel e incluso podría pasarle a él, y solo busca su mejoría. También ha quedado claro que con el paso de tiempo los avances tecnológicos están haciendo más segura la medicina en todos los aspectos y a la vez disminuyendo sus riesgos. La cirugía es a veces la única opción al problema y existe porque su efectiva realización ayuda a disfrutar de mejor manera el resto de los días.

Por último, reseñar que existen técnicas psicoterapéuticas, como la psicoprofilaxis quirúrgica, que ayudan a preparar emocionalmente a los pacientes poniéndolos en situación, resolviendo todas las dudas que surjan y ofreciendo información de la operación. Con esto se consigue reducir la mayoría de las sensaciones negativas que el futuro intervenido tiene, como el estrés, nerviosismo, inseguridad, miedo, etc, para que todo ocurra de manera natural tal y como lo es.

Vere Álvarez N.

Para más información sobre el diagnóstico y tratamiento puede llamar al 951 00 66 38.

CategoryHemeroteca, Noticias

Pide cita ahora        951 00 66 38