• NEUROPATIAS COMPRENSIVAS

    ¿Cuál es la causa?

    La compresión de un nervio a lo largo de su trayecto anatómico provoca la pérdida progresiva de función del mismo. La causa de estos atrapamientos varía en función del nervio a considerar. Pueden producirse por predisposición anatómica en algunos pacientes, asociado a fricciones y traumatismos repetidos en dicho nervio con movimientos reiterados a su paso por algunas estructuras anatómicas “estrechas” (por ejemplo el atrapamiento del nervio mediano en la muñeca en personas que realizan trabajos manuales muy exigentes-prolongados); en otros casos la causa no queda establecida, objetivándose factores de riesgo como la diabetes.

    ¿Cuáles son las más frecuentes y qué síntomas producen?

    1)     Síndrome del túnel del carpo: es el atrapamiento del nervio mediano a su paso por el ligamento transverso del carpo. Los síntomas más frecuentes suelen ser adormecimiento y hormigueo en la mano afecta.

    2)     Síndrome del tunel cubital: es el atrapamiento del nervio cubital a su paso por el canal epitrócleo-olecraniano. Los síntomas más frecuentes suelen ser adormecimiento y hormigueo de dicho territorio en la mano afecta.

    3)     Síndrome del desfiladero torácico: es el atrapamiento de las estructuras que conforman el plexo braquial a su paso por las estructuras de la cintura escapular, generalmente la musculatura escalénica. Los síntomas más frecuentes son cervicobraquialgia y adormecimiento-hormigueo de los dedos, apareciendo en los casos más graves atrofia de la musculatura de la mano. A veces coexisten síntomas derivados de la compresión de la arteria y vena subclavia, como palidez o cianosis en el miembro superior respectivamente.

    4)     Otros: Síndrome del túnel del tarso, síndrome del canal de Guyon, atrapamiento del nervio ciático poplíteo externo, síndrome del nervio interóseo anterior, síndrome del nervio interóseo posterior, meralgia parestésica etc.

    ¿Cuál es el tratamiento?

    En general el primer escalón terapéutico consiste en tratamiento conservador, fisioterapia e evitar aquellas actividades físicas que desencadenen los síntomas. La persistencia o progresión de los síntomas, a pesar de medidas conservadoras, pueden hacer necesaria la exploración y liberación quirúrgica del nervio en el lugar del atrapamiento.

  • PATOLOGÍA TRAUMÁTICA DE LOS NERVIOS PERIFERICOS

    ¿Cuándo se produce?

    Las lesiones agudas de los nervios periféricos son una complicación del trauma de las extremidades. En la población general, afecta a cerca del 3% de los pacientes con politraumatismos.

    ¿Cómo y cuándo se tratan?

    Un adecuado manejo de estas lesiones da como resultado, en muchos casos, el restablecimiento de la función perdida. Los mejores resultados se consiguen al reparar los nervios radial y ciático poplíteo interno (entre 88% y 100%) en las lesiones en antebrazo y rodilla respectivamente, y 66% a 54% en las que se presentan en axila, brazo y muslo), y los peores con el nervio ciático poplíteo externo (56.3% en lesiones distales y sólo 13.8% en lesiones proximales).

    Uno de los factores más importantes para obtener estos resultados es el momento en el que se efectúa la reconstrucción microquirúrgica. Por norma general, las lesiones abiertas requieren de una intervención quirúrgica urgente-precoz (por ejemplo un trauma con cristal u objeto cortante), mientras que los traumatismos cerrados requieren de una vigilancia clínica ya que existe la posibilidad de que el nervio regenere por si mismo (por ejemplo una fractura del humero que dañe el nervio radial).

    El seguimiento estrecho de este tipo de lesiones permite establecer el mejor momento para indicar la reconstrucción microquirúrgica, optimizando de esta forma los resultados clínicos.

  • PATOLOGÍA TRAUMÁTICA DEL PLEXO BRAQUIAL

    ¿ Qué es el plexo braquial?

    El plexo braquial está constituido por una compleja unión de las ramas nerviosas  procedentes de raíces cervicales y dorsales (C5, C6, C7, C8 y D1, y en ocasiones parte de C4 y D12). Como consecuencia de estas uniones se forman los troncos, cordones  y nervios terminales de dicho plexo.

    ¿Cuáles son sus funciones?

    El plexo braquial se encarga fundamentalmente de la sensibilidad y movilidad del miembro superior correspondiente.

    ¿Qué ocurre si se lesiona por un traumatismo?

    Una lesión a nivel de dicho plexo, ya sea como consecuencia de un accidente de tráfico, por problemas en el parto (en caso de los recién nacidos)  o por otro tipo de traumatismo, puede provocar la pérdida de sensibilidad o fuerza en el brazo, que en el peor de los casos puede ser total y permanente.

    ¿Cuál es el tratamiento?

    Con la valoración precoz y especializada de este complejo grupo de lesiones, las técnicas microquirúrgicas reconstructivas  brindan unos buenos resultados, permitiendo minimizar las consecuencias de las lesiones a este nivel.

  • PATOLOGÍA TUMORAL DE NERVIOS PERIFÉRICOS

    ¿Qué tumores pueden afectar a los nervios periféricos?

    Los nervios periféricos pueden verse afectados por diferentes tipos de tumores, dentro del grupo de los benignos los más frecuentes son los schwannomas y los neurofibromas, estos últimos especialmente frecuentes en los pacientes afectos de neurofibromatosis tipo I. Dentro del grupo de los malignos destacan los tumores malignos de la vaina del nervio periférico (TMVNP).

    ¿Cómo pueden tratarse?

    Mientras que el tratamiento quirúrgico de los schwannomas es relativamente seguro con técnicas microquirúrgicas y  el uso de monitorización neurofisiológica, la resección de los neurofibromas es técnicamente más compleja, requiriendo a veces técnicas reconstructivas. El abordaje de los tumores malignos, una vez confirmada su histología, debe ser agresivo por lo que no siempre se garantiza la función del nervio tras la resección, además, es necesario un tratamiento oncológico complementario a continuación.

Pida su cita ahora


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.