hernia discal

Redacción Vere Álvarez 

Una enfermedad o dolencia no tratada a tiempo solo puede causar más problemas: intensificar la ya existente u ocasionar nuevas reflejándose en otras partes del cuerpo. Las hernias discales y estenosis de canal pueden tener síntomas graduales y progresivos. La prevención puede evitar la expansión y crecimiento de los dolores

Las datos y las estadísticas hablan por sí solas, no únicamente en matemáticas. Esto se refleja en el gran porcentaje de personas que deciden aguardar sin ir al médico cuando consideran que un problema no es grave sin saber sus consecuencias. Pérdida de sensibilidad o fuerza, acorchamientos de ciertas zonas, hormigueos, problemas de circulación (claudicación intermitente)…son síntomas que muchos de ustedes han sufrido o sufren, es decir, los conocen por experiencia propia, mientras que otras personas simplemente han escuchado hablar de ellos. Estos dolores son provocados por una patología principal concentrada en una zona concreta, como puede ser la espalda, que deriva en un dolor que se produce en otra zona de nuestro cuerpo.

¿Cómo lograremos saber qué nos está afectando? En primer lugar, acudiendo a la consulta de un profesional especializado en su patología, por ejemplo, en nuestro caso, para atajar tus problemas de columna. En ese momento, tras una exploración personal y la realización de pruebas conoceremos un diagnóstico, el cual determinará si es precisa su solución con un tratamiento. A raíz de ahí, pueden surgir dos variantes: intervención quirúrgica no o intervención quirúrgica sí. En numerosas ocasiones, el ciclo del dolor termina optando por la (micro)cirugía. En otras ocasiones, como hemos mencionado, es suficiente con un tratamiento correcto y unos hábitos saludables, pero cuando no es posible con ello, tiene que darse el paso del quirófano.

Dejar el miedo a un lado ayudará a dar el paso

Los temores acompañan a muchos pacientes a la hora de pensar en acudir al médico. Ahí radica el principal obstáculo mental ya que tardamos en poner remedio. En el caso de una estenosis de canal o una hernia discal, lo ideal es incidir de manera directa y cuanto antes en ella para que no se creen dolores derivados. Nuestro neurocirujano, el Dr. Bernardo Mosqueira, siempre resalta que si una enfermedad o dolencia no se trata a tiempo solo puede empeorar.

Por todo lo descrito anteriormente, la prevención es el arma perfecta para poder atajar una enfermedad a tiempo. En su definición, junto a la acción y efecto de prevenir, se recoge que es la preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar algo. No hay nada que temer si el paso por el quirófano es satisfactorio (fase uno donde son protagonistas las manos del doctor) y se mantienen hábitos saludables (alimenticios y deportivos), lo que sería una segunda fase que depende en su totalidad del paciente.

¿Qué tipos de dolores existen?

A nivel informativo, los dolores se dividen en neuropáticos (alteración nerviosa) o nociceptivos (receptores sensitivos). Al hablar de este último bloque, la información encargada de percibir y transmitir el dolor conecta con la médula espinal quien manda una acción de defensa. Aquí podemos diferenciar entre dolor reflejo (una lesión principal causa una secundaria de igual o más intensidad al buscar readaptarse), irradiado (por ejemplo los ocasionados al sufrir una ciática, producido por irritación de una raíz nerviosa) y referido (lesión del sistema esquelético percibida lejos de su origen).

Si necesitas un diagnóstico o una intervención quirúrgica, en Clínica Dr. Mosqueira ponemos a su disposición todos los medios posibles, siempre nos gusta informar a nuestros pacientes y amigos, y también ayudarles en todo lo que sea posible. Si quiere información acerca de cualquier tema médico o necesita una consulta con nosotros, no dude en contactar con nosotros en el 951 00 66 38, estaremos encantados de atenderle para ayudarle en lo que necesite.

 

 

 

CategoryHemeroteca, Noticias
© 2023 Clínica Dr. Mosqueira - By Dani Barrios & Javi Arán