Redacción Vere Álvarez 

El espacio por el que pasa la médula espinal y las raíces nerviosas se estrecha ocasionando esta patología. La compresión puede originarse en la zona baja de la espalda o en el cuello dando lugar a numerosos síntomas. Cambia el lugar, pero no la técnica para alcanzar la calidad de vida: la microcirugía no invasiva (microlaminectomía o microlaminoforaminotomía)

La estenosis de canal es la primera causa de cirugía de columna en pacientes mayores de 65 años, aunque también los jóvenes pueden padecerla. El origen de la misma puede ser de muchos tipos, desde traumático hasta neoplásico, pero la gran mayoría suele ser degenerativo. Por causas derivadas de esto último, las facetas articulares del canal espinal pueden aumentar de tamaño (degeneración del tejido adyacente), así como los ligamentos que se encuentran en dicha zona. Como consecuencia de esto, ocupan parte del canal raquídeo estrechando el espacio por el que pasan la médula espinal y las raíces nerviosas. Si esto se prolonga pueden quedar comprimidas y producir síntomas.

Causas y síntomas de la estenosis lumbar y cervical

En Clínica Dr. Mosqueira se tratan tanto las estenosis de canal lumbar (zona inferior de la espalda), que pueden asociarse a la aparición de una o más hernias discales, con lo cual se comprimen aún más las raíces nerviosas; y las de canal cervical (cuello), donde puede comprimirse incluso el cordón medular al completo, produciéndose daño en el mismo. En este tipo de patologías cambia el lugar de origen y afección, aunque el proceso de solución suele ser el mismo. Se estima que ocho de cada diez pacientes de 50 años de edad o superior sufren una de tipo lumbar, convirtiéndose en una de las principales causas de incapacidad. Los estrechamientos en la zona cervical son menos comunes entre la población, pero existen numerosos casos.

Si la compresión de las raíces nerviosas se prolonga en el tiempo, los dolores se acrecientan, llegando a ser constantes y es cuando aparecen los síntomas. Su aparición en relación con esta patología suele ser de inicio gradual y progresivo. En las de carácter lumbar, se comienzan a apreciar dolores en la zona baja de la espalda y/o lumbociatalgia que deriva en las extremidades inferiores: dolor, sensación de hormigueos y adormecimiento de las piernas al caminar (claudicación intermitente). En casos severos y prolongados se manifiesta pérdida de fuerza.

Cambiando de zona, el cuello suele ser la otra parte del cuerpo afectada. En un principio, los síntomas pueden acrecentarse de manera ascendente produciendo dolor en el mismo, además de hormigueos, sensación de adormecimiento, y/o pérdida de sensibilidad. En este punto se ven afectadas las extremidades superiores junto a las piernas: entumecimiento/debilidad en brazos, piernas y manos, dificultad para caminar, mantener el equilibrio, problemas de coordinación, problemas de riñón e incontinencia; y, en casos severos, disminución de la fuerza.

La microcirugía actúa cuando no existe tratamiento conservador

La intervención quirúrgica está indicada en casos que no responden al tratamiento conservador o en casos severos de estenosis de canal. A este punto se llega cuando el problema no se alivia a través de recomendaciones ergonómicas y de higiene postural, la ingesta de fármacos y/o la práctica de fisioterapia (estiramiento, fortalecimiento, acondicionamiento y educación postural). La cirugía indicada en estos casos depende de las características de cada paciente, aunque habitualmente se opta por una microlaminectomía descompresiva, donde el microscopio quirúrgico y el Dr. Mosqueira se alían para la recuperación de la calidad de vida.

¿En qué consiste esta técnica? Se hace una pequeña incisión de unos tres centímetros en la espalda, siguiendo la línea de la columna, concretamente en la zona donde está la dolencia para extirpar parte de una vértebra que causa la compresión de los nervios y así liberarlos. Por otro, podemos usar el procedimiento quirúrgico de  microlaminoforaminotomía, haciendo que se libere la presión de un nervio mientras se ensancha la abertura en la espalda por donde las raíces nerviosas salen del conducto raquídeo. Todo dependerá de los niveles, la situación y el lugar en el que se encuentre o encuentren los estrechamientos del canal vertebral.

En Clínica Dr. Mosqueira ponemos a su disposición todos los medios posibles, siempre nos gusta informar a nuestros pacientes y amigos, y también ayudarles en todo lo que sea posible. Si quiere información acerca de cualquier tema médico o necesita una consulta con nosotros, no dude en contactar con nosotros en el 951 00 66 38, estaremos encantados de atenderle para ayudarle en lo que necesite.

 

 

CategoryHemeroteca, Noticias

Pide cita ahora        951 00 66 38